El Ayuntamiento de San Miguel de Abona cierra el ejercicio 2017 con un superávit presupuestario

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona cierra el ejercicio 2017 con un superávit presupuestario
04-05-2018

Los resultados obtenidos apuntan a un superávit cercano a seis millones de euros

Los datos de la liquidación económica del presupuesto 2017 en San Miguel de Abona confirman los buenos resultados obtenidos con un superávit de 5.965.014,50 euros que permitirán acometer obras e inversiones financieramente sostenibles en el municipio.

Del mismo modo, los buenos resultados se manifiestan en el Remanente de Tesorería, que acumuló al final del ejercicio liquidado unos 8.352.670,30 de euros. Estos datos permiten destinar buena parte al cumplimiento de obligaciones, garantizando la prestación de los servicios públicos, las políticas sociales y acometer un importante número de actuaciones y obras que se han visto reflejadas en el presupuesto de 2018.

La liquidación del presupuesto cumple con el objetivo de la estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera, la regla de gasto y con el límite de la deuda, actualmente inexistente. En cuanto a la liquidación del presupuesto de gastos, se ha alcanzado un grado de ejecución del 81% respecto a las obligaciones reconocidas y, referente a la liquidación de ingresos, el porcentaje de recaudación ascendió al 93,00% sobre los derechos liquidados.

El alcalde, Arturo González, adelanta que “el grupo de Gobierno ya trabaja en un Plan de actuaciones y así, ha avanzado, que se propondrán inversiones como la remodelación de la plaza de la iglesia, la terminación del césped artificial en el Campo de Aldea Blanca, la dotación del césped en el Campo del Roque, planes de actuación en los parques infantiles, actuaciones para la accesibilidad en zonas públicas, repavimentación de calles, soterramiento de contenedores, acondicionamiento y mejora de instalaciones deportivas y adquisiciones de terrenos para futuras dependencias municipales, entre otras”.

En palabras del concejal de Hacienda, Antonio Manuel Rodríguez, “el dato, por tanto, que arroja el superávit alcanzado en el 2017 ya no irá a pagar préstamos en los bancos, sino que su destino será el de acometer obras e inversiones financieramente sostenibles". También añade que “hemos hecho los deberes, dando cumplimiento a los indicadores que nos marca el Ministerio de Hacienda y lamentamos la limitación que nos imponen con la regla de gasto que, aun estando saneados y teniendo estos magníficos datos, no permiten gastar más allá del 2,10% que establece la ley”.

Cabe destacar, además, el importante avance en materia de cumplimiento en el pago a proveedores, terminando el ejercicio 2017 en 9,80 días de periodo medio de pago, algo que no se había conseguido nunca y que agradecen las empresas suministradoras de bienes y servicios.

La gestión económica y el trabajo realizado en estos últimos años se han basado en el control del gasto y la optimización de recursos públicos, obteniendo así un buen rendimiento y todo ello, sin haber tenido que aumentar la presión fiscal a los vecinos.