El mar y el cielo de Alcalá volverán a brillar en su ‘Noche de fuegos’

El mar y el cielo de Alcalá volverán a brillar en su ‘Noche de fuegos’
14-08-2017
183

Una campaña busca que esta exhibición pirotécnica sea Bien de Interés Turísti

Casi 400 kilos de material pirotécnico reglamentario iluminarán el próximo martes 15 de agosto a partir de las 12 de la noche el cielo, el mar y la bahía de Alcalá durante la exhibición pirotécnica denominada “Noche de fuegos”, espectáculo que tendrá una duración de 15 minutos aproximadamente. Así lo aseguran representantes de la Comisión de Fiestas de Alcalá 2017, responsables de los festejos en honor a la Virgen de Candelaria, que este año destinarán el 25% del presupuesto total de las fiestas para sus afamados fuegos artificiales. “Se podrán ver fuegos en el cielo desde 6 puntos distintos”, apuntan.

Casi un siglo lleva este pueblo de Guía de Isora atrayendo visitantes a sus fiestas en honor a la Virgen de Candelaria, con el reclamo principal de los fuegos artificiales, que cada año se celebran el 15 de agosto. Una exhibición de luz, color y sonido de las más importantes de Tenerife y probablemente también de Canarias.

Según la opinión de los profesionales que los montan, “estos fuegos son muy vistosos, y sin duda los más complicados de montar, ya que tenemos que adaptarnos al terreno, donde casi no hay zonas llanas”. La gran mayoría del material hay que cargarlo en barcas y llevarlos hasta las bajas (formaciones de lava en la bahía del pueblo), además de llevar miles de sacos de arena, de entre 20 y 30 kilos de peso cada uno, para asegurar y calzar las carcasas desde las que se lanzarán los fuegos con seguridad sobre las rocas.  Para realizar el trabajo de llenar y llevar los sacos de arena a las bajas, la comisión de fiestas suele contratar a varias personas que comienzan con el transporte desde varios días antes.

Este año los fuegos de Alcalá corren a cargo de la Pirotecnia Hermanos Toste. La duración dependerá de si corre brisa que ayude a disipar el humo que generan las explosiones en el cielo, lo que permitirá acelerar o retrasar el ritmo. Entre los 373 kilos de material pirotécnico no faltarán, como cada año, los tradicionales fuegos acuáticos que explotan sobre el agua. Los fuegos se tiran habitualmente de cuatro puntos: la Baja de Afuera, la Baja Larga, Baja de Tierra y desde el muellito de la vieja fábrica de conservas.